Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La fotografía en el frente de batalla deambula por la historia iconográfica mundial desde sus principios, y no es una exageración decir que está tan influenciada por las guerras que registra cuanto es influencia directa para las mismas. De Crimea – de donde vienen las primeras imágenes de un campo de batalla – a la difusión visual de la Guerra de Vietnam, que desencadenó protestas por todo el mundo, la fotografía, mucho más que un testigo, es un coadyuvante que a veces roba la escena del protagonista en la historia de la humanidad.

Guardadas las proporciones trágicas de millones de vidas cosechadas en todas las guerras de la historia, el fotoperiodismo contemporáneo brasileño – en especial el período comprendido entre junio de 2013 hasta hoy, sin término a la vista – conserva y rige su propia batalla.

El Pueblo pacífico, más conocido por su afición a las playas, fútbol, caipirinha y Carnaval, salió a las calles en 2013 para protestar en un principio contra el aumento de las tarifas de los terribles autobuses metropolitanos, y allí se quedó. Se politizó, se escindió en dos como no se veía en mucho tiempo en la historia nacional. En seguida, el abanico de reivindicaciones saltó de las tarifas a las demás lacras sociales, y culminó en 2016 con protestas en contra y a favor de la presidenta Dilma Rousseff, finalmente exonerada a finales de agosto por un proceso de impedimento. Tal proceso adquirió la forma de un “arreglo” parlamentario para paralizar ciertas investigaciones contra la corrupción, las cuales tramitaban con presteza en el mandato de Rousseff e involucraban a casi todos los partidos – en las palabras de un político flagrado en una escucha telefónica: “hay que cambiar el Gobierno para estancar esa sangría”. Las dudas sobre la idoneidad de las acusaciones que basaron el proceso de impedimento, sobre todo después que se ventilara grabaciones como la citada arriba, han alimentado nuevas y acaloradas protestas en contra de la exoneración, ahora entendida como un golpe jurídico, parlamentario y también mediático.

Más allá de contar la historia de las protestas ocurridas entre 2013 y 2016, las imágenes del periodo contribuyeron a construir su narrativa histórica, la cual parece estar lejos de una conclusión. Este texto no pretender tratar de la cuestión política en sí, sino aclarar un poco y de manera general esa narrativa visual construida en tres años, ya sea por fotógrafos profesionales que actúan en grandes medios, ya sea por vehículos alternativos que surgieron en el periodo, o incluso por amateurs que dominaron las redes sociales.

Wilton Junior / AE (1)

¿Dónde empieza la edición de la protesta? ¿En los colores vestidos por los manifestantes? ¿En la elección de la portada del periódico? ¿En las imágenes que invadieron las redes sociales? ¿Cómo recibe ese mensaje el espectador, sentado en su sillón? ¿Cuál es el efecto de una imagen en el subconsciente y en la creación del inconsciente colectivo? Evidentemente todos estos temas son profundos y no cabrían en este artículo. Aquí se pretende solamente dar una muestra del panorama fotoperiodista brasileño dentro de la crisis y, más específicamente, ante las protestas del periodo.

Ariel Subirá / Futura Press

En general, la cobertura se centró en las escenas de mayor apelo e impacto visual, como los incendios de contenedores de basura, que se tornaron clásicas portadas periodísticas, o la bandera brasileña al borde de las llamas, o asociada a la máscara de Anonymous, diseñada por David Lloyd y ya un conocido icono de manifestaciones en varias partes del mundo. De cierta forma, es posible incluso admitir que, en las llamas prendidas al final de las manifestaciones o en la búsqueda de iconos de heroísmo y embate físico, pueden identificarse los llamados “encuadramientos obsesivos” de Deleuze, tamaña devoción se demostró a estos temas en las coberturas.

Mídia Ninja
Ricardo Moraes / Reuters

Recién lanzado en 2016, el libro A Máquina de Acelerar o Tempo: Conversas sobre o Fotojornalismo Contemporâneo (La Maquina de Acelerar el Tiempo: conversaciones sobre el fotoperiodismo contemporáneo), del fotógrafo Alan Marques, contiene declaraciones de fotoperiodistas que participaron de esa cobertura y evidencian la preferencia por esas imágenes. El fotógrafo André Dusek afirmaba en referencia a la foto de abajo:

 

“Hice imágenes que me parecían muy buenas, con fuego, la multitud y la policía desfilándose a mi frente (…). Sentí que mi mejor momento fue cuando la Policía Militar expulsó la turba de la rampa de acceso al Palacio de Itamaraty “. 

André Dusek

También importante en la cobertura de esas protestas fue la denuncia por medio de imágenes de la truculencia policial contra manifestantes, o hasta contra los mismos fotógrafos.

Mídia Ninja
Yan Boechat

Para sobrevivir en el frente de batalla, aparte de apurar la estética de sus imágenes y “competir” con los amateurs de las redes sociales, apoyándose en iconos y modelos históricos de imágenes de campos de batalla, el fotoperiodista brasileño tuvo que vestir una armadura real para mantenerse ileso en las protestas – en las cuales, teóricamente, las únicas armas son aquellas empleadas para la dispersión de los manifestantes: gas lacrimógeno, chorros de agua y balas de goma.

Christophe Simon
Victor Caivano

La ABRAJI (Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo) calcula que más de 120 fotógrafos y periodistas han sufrido algún tipo de violación de su trabajo durante las protestas en las calles desde 2013. A pesar de que el manual de orientaciones tácticas de la propia policía determina que el arma debe ser apuntada hacia las piernas de los manifestantes y utilizada solamente en casos extremos para dispersar multitudes, las heridas se dan generalmente en el rostro. Un fotógrafo y una estudiante perdieron el ojo en este campo de batalla, victimas de balas de goma.

Jefferson Ricardo / Folha Press

La violencia divulgada en las imágenes de disturbios generalizados contribuyeron para apartar la población de las calles hasta el fin de las elecciones que reeligieron a Dilma Rousseff, en octubre de 2014, con un apretado margen de votos. En 2015, en una mezcla de insatisfacción de las oligarquías con los resultados de las urnas, la fuerte crisis económica que fustigó la clase media, y una creciente revuelta por las denuncias de corrupción en el Partido de los Trabajadores (PT), el país se encontró rajado entre los que defendían la salida inmediata de la presidenta y los que defendían los derechos democráticos de cumplimiento del mandato.

A partir de entonces, las protestas ganaron nuevos matices en la narrativa visual. Las imágenes de las llamas fueron sustituidas por otras de manifestantes vistiendo uniformes de la selección brasileña de fútbol. Al verde y amarillo patriótico se unió el inseparable palo selfie, y las protestas convocadas para los fines de semana con el apoyo de la Federación de las Industrias y partidos de derecha ganaron amplia cobertura televisiva.

Como bien señaló el teórico de la comunicación Eugenio Bucci, en una columna publicada en el periódico Folha de São Paulo, al contrario de protestas del pasado, en las que generalmente los manifestantes se ocultaban de las cámaras, en estas las buscaban. Entre las icónicas imágenes de ese periodo disponibles en las redes sociales están los selfies de los manifestantes al lado de la Policía Militar, en especial de los Antidisturbios, los mismos responsables por truculentas represiones en manifestaciones anteriores.

Rafael Arbex / Estadão Conteúdo
Imagem de Redes Sociais

Fueron también las redes sociales un contrapunto a esas nuevas manifestaciones, con la divulgación de imágenes representativas de las élites que salían a las calles (como en la foto anterior) y la imagen célebre de un casal que se va a una manifestación en la playa de Copacabana con su empleada doméstica uniformada, una joven negra que lleva en un carrito a los dos niños de los patrones. Hecha con un móvil, esa imagen sirvió como crítica de la izquierda al protesto de “la élite”, y muchos internautas identificaron allí un rastro de la desigualdad social del país, incluso una relectura contemporánea de la sociedad esclavista brasileña, representada en pinturas del artista francés Jean-Baptiste Debret en el siglo XIX.

Imagem de Redes Sociais

A lo largo del periodo en el cual Rousseff estuvo impedida y tras su final exoneración de la presidencia, 4 meses en total, las imágenes de esas protestas perdieron destaque en los periódicos y fueron sustituidas por las conocidas imágenes de truculencia policíaca contra manifestantes supuestamente subversivos. Por lo tanto, las imágenes más representativas de este momento vienen de colectivos paralelos que intentan dimensionar el descontento con el nuevo gobierno, ya sea en visiones aéreas desde drones, o en dramáticas fotos de denuncia de la represión policial, o en la cobertura de ataques a grandes medios de comunicación, que se negaron a destacar a esas protestas, como en la foto abajo de Yan Boechat.

 

Yan Boechat
Mídia Ninja 

En ambos enfoques, el profesional y el paralelo, se evidencia la expansión del fotoperiodismo contemporáneo más allá de la imagen estática, especialmente el surgimiento de canales alternativos que se contraponen a los tradicionales vehículos y ofrecen un nuevo abanico de opciones al espectador/lector.

A día de hoy en Brasil, el principal canal de información alternativo es el colectivo Mídia Ninja (acrónimo de Narrativas independientes, periodismo y acción), de matriz izquierdista y especializado en la cobertura online de protestas de naturaleza política y social. Se trata de un colectivo abierto, muy presente en las redes sociales y que utiliza imágenes de colaboradores profesionales y simpatizantes para la narración de la actualidad brasileña desde el mismo frente de batalla. Las imágenes de Mídia Ninja priorizan la transmisión on-line/on-time de protestas, reuniones de manifestantes o poblaciones minoritarias por medio de móviles o cámaras GoPro, pero por otro lado también desarrollan un cuidadoso proceso de edición de imágenes estáticas y dinámicas, en las cuales se privilegian ángulos que remiten a referencias históricas de heroísmo, batallas, ídolos, etc. El trabajo del colectivo puede ser visualizado aquí: https://ninja.oximity.com/

Mídia Ninja (2)
Mídia Ninja (3)
*Respetando el proceso de reivindicación actual de fuentes del fotoperiodismo brasileño, las referencias no respetan necesariamente el patrón instituido de autor, agencia, año.
(1) – Imagen de 2011 que ya revelaba los desafíos de la futura presidenta.
(2) – Protesta de trabajadores rurales sien tierra en defensa del mandato de Dilma Rousseff.
(3) – Protesta frente a la casa del nuevo presidente de Brasil Michel Temer, en São Paulo.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Kelly Lima

Soy periodista especializada en economía, pero siempre he llevado la fotografía en paralelo. Hice la transición del analógico al digital sin grandes traumas y, con la misma disposición, combino colores y monocromo, texturas y paisajes, y especialmente textos e imágenes. Actualmente soy aprendiz atenta de vídeodocumentación y “lectora” obstinada de imágenes del mundo. Juntar la sed de datos e imágenes y transformarlas en retratos sociales del mundo es más que un sueño, es una misión aún latente.